Oración Y Meditación

[…] meditación sin trabajar los primeros diez Pasos anteriores no nos dará resultado alguno, ni se cumplirán su propósito. Si meditamos sin haber puesto nuestras vidas y nuestra voluntad en manos de Dios, ¿con qué conectaremos? (SA 141).

En algunas de mis tradiciones espirituales, la oración extemporánea se enfatiza como un medio para asegurarnos de que nuestra conexión con Dios sea personal y real. Sin embargo, a medida que he trabajado los Pasos en SA y he hecho un inventario personal, poco a poco he aprendido a confiar menos en lo que proviene de mi propia cabeza y a confiar más en Dios y en los demás. He llegado a reconocer las cualidades de humildad y disposición que han distinguido a los santos y gurús a través de los siglos. Me he comprometido con sus palabras al igual que aprendí a incorporar esas cualidades en mi vida a través de la reunión de SA para compartir, servir y tener comunión con los miembros de SA.

Ahora, cuando me siento obsesivo o desconectado, tengo los Pasos en mi cabeza que pueden llevarme a rendirme. Tengo palabras de humildad de aquellos que han ido antes, que hago mías. A veces, al meditar en esas cualidades, escucho la voz de Dios en el silencio.

Que se haga tu voluntad, no la mía.