La Naturaleza De La Satisfacción

Conseguimos lo que ninguno de esos sustitutos jamás fue capaz de proporcionarnos (SA 207).    

Como adicto, traté de estar satisfecho todo el tiempo, sin reconocer que la satisfacción por su propia naturaleza es temporal. Aprendí que es natural para mí pasar por ciclos de satisfacción e insatisfacción.

Mi padrino me ayudó señalando la importancia de reconocer qué tipo de satisfacción. Deseo y cómo lograrlo de manera saludable.

Tratar de encontrar satisfacción espiritual a través de la lujuria me sirvió pobremente. La lujuria activó un químico en mi cerebro que solo alimentó mi adicción a «la intriga, la provocación y lo prohibido». Como adicto al sexo activo, me volví adicto a la lujuria de la misma manera que un adicto a las drogas se vuelve adicto a la droga que se inyecta en su vena o ingiere en su estómago.

No es de extrañar, por lo tanto, experimenté una abstinencia tanto física como espiritual mientras me encontraba sexualmente sobrio. Sin embargo, a través de mi recuperación estoy desarrollando  una dependencia química de Dios. Esta dependencia saludable se satisface principalmente a través de la interacción con mis compañeros adictos al sexo, ya que transmitimos el mensaje de nuestra recuperación a los adictos al sexo que todavía están en su adicción. Para mi sorpresa, descubrí que es el servicio desinteresado que satisface y que crea en nosotros un deseo saludable de continuar en el servicio.

Dios, ayúdame, a través de la realización de tus obras, a encontrar la satisfacción que siempre he buscado.