1. Admitimos que somos impotentes ante la lujuria y que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *