Yo era una dama, y una mujer no puede ser una adicta al sexo! Así me dije cuando  pensaba en unirme a SA. No, yo no tenía ese problema, ¡era el problema de mi ex novio! Las prácticas sexuales de las que discutimos no eran el problema.

Solo necesitaba dejar de cuidar a su ex esposa. Una vez en recuperación comencé a aprender que mi consumo era un intento pervertido de ser apreciada, valorada, amada. No creía que fuera amable, así que en vez de eso, era codiciosa. También aprendí que consumía para sentirme poderosa y para vengarme de mi ex marido.

El núcleo de mi adicción sexual es la relación en la adicción. Aprendí sobre SA en la primera reunión de Doce Pasos a la que asistí (Niños adultos de Alcohólicos, o ACA en inglés). Fui a SA la siguiente semana buscando ayuda para mi ex-novio! No podía ver mi propio problema hasta que un año y medio  más tarde regresé por mí.

Crecí en un hogar alcohólico lo que significaba que a menudo tenía que asumir responsabilidades de adultos, tanto para mí como para mis hermanos menores. Mis padres estaban envueltos en sus propias luchas. En la escuela creía que era la única  niña pobre. Sentí tanta vergüenza.

Cuando fui a la universidad, me aseguré de tener una religión para que pudiera aprender las respuestas a mi necesidad de Dios. No tenía ni idea de por qué necesitaba desesperadamente conocer o sentir la presencia de Dios. Estaba segura de que todos los demás creían, y estaban seguros y consolados en su fe.

El verano anterior a mi último año conocí al hombre con el que me casaría. En nuestra primera cita, ambos declaramos nuestro disgusto con las relaciones matrimoniales de nuestros padres y admitimos que no teníamos idea de cómo tener un matrimonio satisfactorio. Un año y medio más tarde comenzamos a duplicar las relaciones en nuestro matrimonio.

Después de siete años de matrimonio, vi a mi marido tocar a una mujer de nuestro grupo de terapia con tierna afección. Me dijo que sólo podía tocarme sexualmente. Después de una semana consumí con otro hombre. Fui a casa y le dije a mi marido. ¡Quería que estuvieras molesto, celoso, algo! Sólo dijo: “Creo que tenemos un matrimonio abierto”.

En poco tiempo, había seducido a alguien más. No sabía cómo ni por qué, y no me hacía sentir mejor. En su lugar, me sentía confundida, sucia y avergonzada; ese viejo sentimiento familiar. Después de eso, los hombres que eran nuestros amigos parecían saber que yo estaba disponible sexualmente. Mi negación era tan astuta que no podía entender cómo sabían, y no pude decir que no.

Dos años más tarde, estaba divorciada. Determinada a superar mi pudor, pasé unos años consumiendo y sintiéndome peor. Le comenté a una novia que quería dejar de tener relaciones sexuales con hombres que acababa de conocer. Ella me dijo que pararía cuando me enfermara. Estaba harta de eso, pero todavía no podía parar. No sabía entonces que era adicta y que había sido adicta desde la primera vez.

Cuando asistí por primera vez a las reuniones de ACA, sabía que tenía un problema por involucrarme demasiado rápido con los hombres. Perdía mi identidad y mi vida cuando estaba  una relación. Después de un tiempo decidí que la manera de evitar estar enganchada por un hombre era tener varias citas simultáneamente. En otra ocasión decidí que el problema era que no podía pasar un año sin salir. Si pudiera hacer eso, estaría bien y podría casarme de nuevo. Además, los hombres que estaban interesados en casarse conmigo tenían problemas que no podía aceptar; ¡Seguía saliendo con adictos!

Continué en ACA y un grupo de terapia para mujeres. Dos veces perdí meses de sobriedad. Entonces consumí con un hombre que conocí en una reunión de negocios. Ya no podía mentirme a mí misma. Mi terapeuta me dijo que era SA o hospitalización con un tratamiento.
Fue entonces cuando empecé a asistir a las reuniones de SA. Durante mi primer año o dos, un ex-socio también asistió a las reuniones; Porque me sentía tan insegura con este hombre que no tenía sobriedad, mi madrina me permitió invitar a varios otros miembros a escuchar mi primer paso antes de la reunión. Después, ella comentó que no escuchaba mucho sobre la impotencia y la inmanejabilidad, sólo sobre ser víctima.

Hacer un Cuarto Paso en otro programa me ayudó a liberarme de la ilusión de ser una víctima. Cuando hice mi Cuarto en SA, podría ser más directa. Después de mi quinto paso, fue maravilloso “quemar las pruebas” contra mí y comenzar el camino para perdonarme a mí misma. La terapia me había dado conciencia de cómo estaba perjudicando a otros y a mí misma, pero no podía hacerme detener. Después de quince años de locura, ahora estaba libre en SA.

Los antiguos novios llamaban durante ese primer año e incluso más tarde, y yo podía decir: “No, gracias”. Incluso fui a cenar con uno, y Dios hizo por mí lo que nunca pude hacer por mí misma. Llamé a mi madrina después del hecho. !Tuve suerte en aquel tiempo!

Dios me concedió con oración salir de los trabajos de ventas que eran realmente una gran fuente de disparadores y socios. Empecé con un salario muy reducido en un área completamente nueva. Finalmente pude regresar a la escuela y completar un máster mientras estaba en este trabajo.

Cuatro años de sobriedad, mi autosuficiencia era grande y mi confianza en Dios era pobre. Pensé que lo sabía todo. Tuve cinco ahijadas y había hecho el trabajo de servicio en el grupo, intergrupo, y los niveles regionales. Pasé mucho tiempo ayudando a otros y no el tiempo suficiente para mantener mi casa en orden con la oración, la meditación, la rendición diaria, y las llamadas a mi madrina. Tuve problemas con el control, pero no lo vi porque no quería verlo. Recaí.

Hice una cita con un hombre para cenar en un restaurante. Luego llamé a mi madrina para que tratara de decirme cómo proteger mi sobriedad. Lo que no le dije era que me había levantado ese mismo día simplemente sosteniéndome de la mano de Dios. Estaba borracha de lujuria. Cuando el hombre me llevó a casa, me involucré toques físicos preliminares con él. No valoré el sexo y ni mi autoestima, como lo había hecho tantas veces en el pasado. No tuve nada más que dolor físico y este miedo devastador que había cometido un error impensable.

No podía decidir si había perdido mi sobriedad. Cuando mi madrina me dijo que la había perdido, estaba furiosa! ¿Cómo podía decirme eso mientras estaba en mi trabajo? Cerré la puerta de mi oficina y lloré incontrolablemente durante dos horas. Cuando la realidad se hundía, sabía que me había mentido a mí misma y no podía confiar en mi propio pensamiento. Tuve que dejar ir mi orgullo y volver a trabajar en mi programa.

Eso fue dos semanas antes de una convención internacional de SA, y yo tenía un billete de avión. Decidí ir y dar presentar mi primer paso allí. Lo que gané al compartir mi vergüenza tan rápidamente fue el primer paso más hermoso inimaginable. Como Dios lo quería, la habitación estaba llena de veinte a veinticinco personas. Había rostros desconocidos, pero también había una docena de gente de mi pueblo. Nunca me he sentido más cerca de ese grupo que después de recibir sus comentarios y abrazos esa noche.

Al día siguiente alguien que no vino a mi Primer Paso comentó que me veía mucho mejor que el día anterior. Wow! la gente podría ver realmente una diferencia física de mi trabajo del primer paso! Estoy sobria desde ese momento en 1992.

Mi programa se benefició con la recaída. Me da alegría conectarme por teléfono con otras mujeres. Asisto a reuniones en mi área, así como a las regionales e internacionales. Estoy haciendo trabajo de servicio en diversos niveles, pero mi actitud es diferente. Establezco límites para mi propio bien, por ejemplo, limitándome a una posición de servicio a la vez. Hago lo mejor que puedo en una tarea, y luego la dejo ir. No tengo el control.

Hoy he renunciado al derecho de buscar una relación con un hombre. Si eso fuera bueno para mí, entonces el Dios de mi entendimiento lo proveerá. Simplemente doy gracias a Dios por cada experiencia y busco la lección.

No volví a mi religión de origen, pero he encontrado otros recursos espirituales. Mi vieja escritura era permanecer pobre de espíritu y los regalos materiales, pero hoy mi espiritualidad incluye creer en la abundancia. Mi vida ha cambiado a medida que cambian mis pensamientos de derrota o pensamientos de miedo, a pensamientos de gratitud y afirmación de lo que quiero en la vida. Tengo miedo al dolor físico y la incapacidad, porque he experimentado éstos en el pasado; Cuando esos miedos vienen a mí, digo afirmando “¡Gracias por mi buena salud!”

Tengo miedo de no poder cubrir mis necesidades financieras, y tengo miedo de gastar el dinero en mí; Afirmo que todas mis necesidades se cumplen y que soy digna de tener cosas buenas.

Ahora me doy cuenta y siento gratitud cuando las cosas materiales llegan: Me han dado viajes gratis, un coche nuevo, un hogar mucho más agradable, ayuda en el trasteo y la reparación, una carrera satisfactoria, ayuda después de tres cirugías importantes, y otros regalos también numerosos para mencionar.

Afirmo que merezco una vida abundante. Los regalos intangibles son una relación cálida con mi único hijo, la gratitud y la serenidad en lugar de la autocompasión y el miedo, y la capacidad de permitir que otros digan no. Puedo apreciar y aprender de los demás en lugar de tener que enseñarles y hacer que me aprecien, y puedo dar sin esperar siempre algo a cambio. Solía pensar que uno de los beneficios de mi adicción era el entusiasmo. Tenía tanto miedo de estar aburrida! Ahora mi vida es más tranquila.

Ninguna aventura vale la pena para sacrificar mi tranquilidad. La paz de la mente es el único objetivo que siempre quiero buscar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *